reaseguros.es.

reaseguros.es.

Función y objetivos de las reservas técnicas en el reaseguro

Introducción

En el mundo de los seguros, las reservas técnicas son uno de los elementos clave para garantizar la viabilidad financiera de las empresas aseguradoras. A través del reaseguro, estas compañías buscan protegerse de posibles pérdidas económicas derivadas de siniestros y garantizar el pago de indemnizaciones a los asegurados. En este artículo, nos centraremos en explicar qué son y cuál es la función y los objetivos de las reservas técnicas en el reaseguro.

¿Qué son las reservas técnicas?

Las reservas técnicas son fondos que las compañías de seguros y reaseguros deben mantener apartados para cubrir las posibles siniestralidades que puedan sufrir sus asegurados. Estos fondos son necesarios debido a la naturaleza incierta del riesgo que asumen las empresas aseguradoras en el desarrollo de su actividad. En términos generales, las reservas técnicas se dividen en dos grandes categorías:
  • Reservas de primas no consumidas o pendientes de devolución.
  • Reservas de siniestros no liquidados o pendientes de pago

Reservas de primas no consumidas o pendientes de devolución

Las reservas de primas no consumidas se corresponden con el exceso de primas que los clientes han pagado a una entidad aseguradora y que todavía no han generado una indemnización. Por ejemplo, si un cliente contrata un seguro de hogar por 1.000 euros anuales, pero, por cualquier razón, cancela el seguro antes de que este termine, la compañía de seguros deberá devolverle una parte proporcional de la prima que ha pagado. La reserva correspondiente a estas primas no consumidas se utiliza como garantía para asegurar que la empresa será capaz de hacer frente a estas devoluciones en caso de que se produzcan.

Reservas de siniestros no liquidados o pendientes de pago

En cuanto a las reservas de siniestros no liquidados, se trata de los fondos que una compañía de seguros reserva para hacer frente a posibles reclamaciones de sus clientes por siniestros que todavía no se han liquidado. Por ejemplo, si una persona sufre un accidente de tráfico y, como consecuencia, tiene que ser hospitalizada, la compañía de seguros deberá pagar los gastos médicos correspondientes. Sin embargo, si las lesiones son graves, es posible que el coste real del siniestro no se conozca hasta después de varios años, cuando el accidentado haya terminado los tratamientos médicos y se haya estabilizado su estado. En estos casos, la compañía de seguros tendrá que reservar fondos para afrontar posibles reclamaciones futuras. De esta manera, asegura su capacidad de pago incluso en situaciones de riesgo extremo.

¿Por qué son importantes las reservas técnicas en el reaseguro?

En el ámbito del reaseguro, las reservas técnicas se utilizan para garantizar la capacidad de pago de las aseguradoras en caso de siniestros graves o catástrofes naturales. Cuando una compañía de seguros acude a una entidad de reaseguro para cubrir una parte del riesgo de su cartera de seguros, esta última puede solicitarle que mantenga una reserva técnica específica para garantizar el buen fin de la operación. El papel de las reservas técnicas en el reaseguro es especialmente relevante en situaciones de crisis, como las que se han vivido en los últimos años con la pandemia del COVID-19 o los terremotos en zonas de alta actividad sísmica. En estos momentos, la capacidad financiera de las compañías de seguros y reaseguros se pone a prueba, y la existencia de reservas técnicas permite garantizar el pago de las indemnizaciones a los clientes. La principal función de las reservas técnicas en el reaseguro es garantizar la solvencia y estabilidad financiera de las compañías de seguros y reaseguros, así como garantizar el pago de las indemnizaciones a los asegurados. Además, las reservas técnicas cumplen los siguientes objetivos:
  • Contribuir a la estabilidad financiera de la empresa: Las reservas técnicas garantizan que la empresa pueda hacer frente a sus obligaciones financieras incluso en situaciones de riesgo extremo.
  • Garantizar la seguridad del consumidor: Las reservas técnicas garantizan que las compañías de seguros y reaseguros podrán pagar las indemnizaciones a sus clientes en caso de siniestros graves.
  • Facilitar la gestión del riesgo: Las reservas técnicas permiten a las empresas de seguros y reaseguros tener una visión más clara y precisa del riesgo y poder tomar decisiones en consecuencia.
  • Fomentar la confianza en el mercado: Las reservas técnicas son un elemento clave para generar confianza en el mercado y atraer a los clientes.

Conclusiones

En definitiva, las reservas técnicas son elementos clave en el ámbito del reaseguro y la gestión del riesgo en el sector asegurador. Su papel en la garantía de la viabilidad financiera de las compañías de seguros y reaseguros permite asegurar la estabilidad del mercado y la confianza de los clientes. Las reservas técnicas son una herramienta fundamental para garantizar la seguridad de los consumidores y la estabilidad financiera de las empresas aseguradoras. Su correcta gestión permite a las compañías de seguros y reaseguros afrontar situaciones de riesgo extremo con garantías de éxito y, en definitiva, contribuir al bienestar de la sociedad.